macie supera sindrome del cachorro nadador

Macie, la historia de un perro con síndrome del cachorro nadador

En Curiosidades, Historias por Ignacio SantiagoComentar

Hoy os traemos una historia un poco triste :(, pero llena de esperanza y emotividad. Se trata de Macie, un boston terrier (¿recuerdas las diferencias entre el bulldog francés y el boston terrier?) que padecía el síndrome del cachorro nadador, en la que la forma plana de su pecho le impedía caminar o sostener su pequeña cabecita. Los perros que sufren de esta enfermedad están en una postura que asemeja la de una rana nadando: con el pecho pegado al suelo y las patas abiertas. Sus músculos están completamente tiesos y no pueden moverse.

Al no ser una perrita ”normal” estuvo a punto de ser sacrificada por su discapacidad. El síndrome del nadador suele ser consecuencia de la cría indiscriminada de perros, cruzar padres con hijos y hermanos entre ellos, mezclando perros de la misma sangre. Este mal es provocado no casual, de ahí que lo más recomendable sea esterilizar a los perros para evitar estas cosas. Lamentablemente la mayoría de los cachorros que nacen con esta complicación son sacrificados debido a la desinformación y a la nula aplicación de terapia necesaria para mantenerlos con vida.

Pero, como todo en la vida, siempre hay alguien dispuesto a cambiar las cosas y mejorar nuestro mundo. Es aquí donde entra la Fundación Mia, que se encarga de ayudar animales con defectos de nacimiento, decidió brindar la ayuda necesaria para sacar a esta pequeña adelante.

En cuanto veáis el vídeo se os van a caer las lágrimas de cómo Macie, un boston terrier que no podía sostenerse en pie mejora en cuestión de 1 semana, hasta el punto de poder correr como un perro normal.

La terapia necesaria para corregir esta enfermedad consiste en masaje diario (3 veces al día), rodeando el pecho con las manos y clases de natación (3 veces al día), poniendo al perro un chaleco salvavidas para mantener la boca y la nariz lejos del agua. Es imprescindible volver a colocar las piernas en su posición correcta lo antes posible. El progreso es casi inmediato. Si el cachorro muerde tendrás que proteger tus manos y brazos durante las sesiones.

Nos alegramos mucho por Macie, ya que puede hacer una vida totalmente normal,  gracias a estas fundaciones y asociaciones que luchan por los animales, sea cual sea el problema que tienen.

Más información sobre el Autor
Ignacio Santiago

Ignacio Santiago

Facebook Twitter Google+

Soy cofundador de la Frenchiemania. Como auténtico loco del bulldog francés y de todo lo que le rodea, soy dueño de 2 enormes y fuertotes machos (Jazz y Mambo) y 1 hembra mimosa y consentida (Duna). Además, soy responsable de diseñar, desarrollar, optimizar y ejecutar el camino digital de emprendedores y pymes. Te invito a quedarte por aquí y ser parte de nuestra comunidad.

 

¡Es tu turno! Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *