manual primeros auxilios para perros bulldog frances

10 Situaciones donde saber aplicar Primeros Auxilios a tu Perro

En Cuidados por Ignacio Santiago2 Comentarios

Igual que pasa con las personas, los primeros auxilios para los perros tienen la finalidad de proporcionar un tratamiento de extrema ur­gencia en caso de presentarse una enfermedad súbita, un accidente o algún desorden específico. Las circunstancias en las que es procedente realizar maniobras de primeros auxilios son cuando el perro experimenta un gran sufrimiento, su condición puede agravarse si no se interviene o puede morir (si, morir) si no se actúa de inmediato.

manual primeros auxilios para perros bulldog frances

En la práctica, no siempre resulta evidente cuándo se presentan este tipo de circunstancias y puede ser difícil para una perso­na sin experiencia el saber qué hacer y cómo reaccionar (tendemos quedarnos parados sin saber qué hacer). Sin embargo es preferible actuar, por lo menos para dar más tiempo para poder hablar por teléfono con el vete­rinario, o bien transportar al perro hasta su consulta.

Los trata­mientos de primeros auxilios pueden ser muy variados, como simplemente mantener al perro cómodo y tranquilo, hasta tener que aplicar una respiración artificial o masaje cardiovascular. Saber actuar en ciertas ocasiones puede ser crucial para salvar la vida de tu mascota. Por eso, a continuación queremos enseñarte cómo actuar ante diversas situaciones de forma breve, para que sean más fáciles de recordar y no te quedes helado cuando se presenten.

A otros usuarios les encanto

Manual de primeros auxilios para perros

#1 La reanimación cardiopulmonar o RCP

manual primeros auxilios para perros reanimacion cardiopulmonar rcp bulldog frances

La reanimación cardiopulmonar o RCP para perros es una de las bases de cualquier manual de primeros auxilios para perros, sea la raza que sea. Para realizarla tienes que colocar al animal tendido con el lado izquierdo hacia arriba. Una vez que lo hayas hecho, abre la boca de tu mascota asegurándote que las vías respiratorias están libres de obstrucciones, quitando cualquier objeto y revisando si respira y tiene pulso.

A continuación extiende la cabeza del animal hacia atrás y aplica respiraciones cortas pero fuertes asegurándote que el pecho del animal se levanta. En este punto, si se trata de una raza de perro pequeña, tendrás que cerrar la mandíbula y cubrir el hocico con la mano que tengas libre antes de exhalar. Si, por el contrario, se trata de una raza de perro grande, tendrás que cerrar fuertemente la mandíbula y, con tu boca, cubrir la trufa antes de exhalar.

Durante estas respiraciones intercala compresiones torácicas fuertes y firmes. Aplica estas compresiones con la parte dura de la palma de tus manos sobre las costillas, justo detrás de la articulación de la pata delantera. Intercala entre 3 a 5 respiraciones y de 10 a 15 compresiones según el tamaño del perro. La velocidad de las compresiones será un poco más rápida que una por segundo. Os dejamos un vídeo muy explicativo.

#2 Golpe de calor o hipertermia

manual primeros auxilios para perros golpe de calor hipertermia bulldog frances

Se produce sobre todo en verano, siempre que las temperaturas son altas (aunque eso no significa que en primavera pueda aparecer). Además si la zona en la que vives tiene un alto grado de humedad favorece mucho que esto pueda ocurrir. Cuando tu bulldog francés (o cualquier otra raza de perro) está expuesto al calor extremo, su organismo agota sus reservas de agua y azúcar pudiendo provocar un colapso interno que puede acabar con su vida rápidamente.

También espacios pequeños y mal ventilados, como pueden ser el coche, una habitación pequeña o un trasportín cuando hace mucho calor, les puede provocar este golpe de calor. El calor afecta a los perros con mucha más rapidez que a los humanos. Si a esto sumamos los problemas congénitos y los problemas de respiración que tienen los perros con morro chato (braquicéfalos), por ejemplo el bulldog francés, entonces la cosa es para tomársela en serio. Su mecanismo para lidiar con los cambios bruscos de temperatura no es tan eficaz como el nuestro.

Cuando llega el buen tiempo (primavera y verano) es muy importante ser consciente de ello, ya que lo que a ti te puede parecer “un momento”, puede ser fatal para un can, sobretodo cuando el calor aprieta. Los golpes de calor, hipertermia, afectan más a los perros más mayores y a los más jóvenes. Como no siempre tendremos a un veterinario cerca, y en muchas ocasiones la situación puede ser tan extrema que no llegaría con vida. El principal objetivo será bajar la temperatura corporal de nuestro frenchie, de forma paulatina para que poco a poco se rehidrate recuperando el azúcar y las sales minerales que su organismo ha perdido.

  1. Llevar a nuestro bulldog francés a un sitio fresco. Buscar una sombra si estamos en la calle.
  2. Mojarle inmediatamente con agua fría las zonas más importantes  (nunca con agua muy fría) como la cabeza, el cuello, lasaxilas, y si puedes mojarlo entero poco a poco, de esta manera su temperatura irá descendiendo más rápido, la respiraciónirá bajando la velocidad. Podemos utilizar un pulverizador de agua, o una botella si es lo que tenemos a mano. Nunca lo hagas tapándolo con toallas incluso estando empapadas. También podemos ayudarnos de cubitos de hielo, pasándoselos suavemente por esas mismas zonas.
  3. Humedécele la boca con agua fresquita (nunca con agua muy fría) e intentar darle de beber un poquito, puede que no quiera por eso es importante mojarle bien la boca y la lengua. Al contrario, si tiene mucha ansiedad por beber no le dejes, poco a poco, para que no le siente mal. También si está más animado puedes dejarle chupar un hielo.
  4. Si estás en casa ayúdate además de un ventilador, el agua con el aire bajará más rápido su temperatura. Si estás en la calle un abanico o una revista o similar que nos faciliten darle aire nos ayudará también cuando este mojado.
  5. Cuando tu bulldog francés se haya recuperado un poco, y esté más tranquilo debes llevarlo a su veterinario para que le haga un chequeo, descartarás que el golpe de calor ha provocado daños en su salud. Y seguirás sus recomendaciones, puede que además tengas que darle algún complemento con sales minerales o medicación.

Nota: Repete los ciclos hasta que tenga pulso y respire, momento en el cual tendrás que comprobar el pulso del animal cada pocos minutos (si pasados 20 minutos no sale de la parada cardiorespiratoria dejar de realizar la “RCP”)

Más información

#3 Disminución de la temperatura o hipotermia

manual primeros auxilios para perros disminucion temperatura hipotermia bulldog frances

Si tu bulldog francés (o cualquier otra raza de perro) ha estado expuesto a temperaturas muy bajas durante mucho tiempo, puede padecer congelación o hipotermia. Para saber si pasando por alguna de estas dolencias, examina sus orejas, extremidades y cola, buscando detalles como palidez en la piel, dolor en las orejas, piel arrugada y fría, etc. Si es hipotermia puede padecer temblores, desorientación, agotamiento e incluso convulsiones o coma. Actúa de la siguiente manera:

  1. El primer paso a seguir es el de intentar darle calor al animal, ya sea envolviéndolo con una manta, una chaqueta o cualquier prenda que ayude a retener la temperatura (Después coloca al perro en un lugar cálido y secalo con una toalla en caso de estar mojado)
  2. Inmediatamente después, mide su temperatura rectal y si esta es mayor de 35º C, es que el animal no sufre hipotermia (Si es más baja de 35º, llama al veterinario de forma inmediata)
  3. Mientras se espera la ayuda profesional, puedes administrarle una solución de azúcar o miel disuelta en agua caliente para intentar evitar la bajada de sus niveles de glucosa (También puedes darle más calor colocando botellas de agua caliente alrededor de tu mascota, con cuidado de no quemarle)
  4. En caso de parada cardíaca, se deberá realizar la maniobra de reanimación cardiopulmonar de emergencia (RCP), momento en el que deberás tumbar al perro de costado y realizar dos respiraciones sobre su boca, seguidas de 30 compresiones sobre la última costilla (por minuto), hasta que empiece a respirar (como te hemos explicado más arriba)

En caso de congelación, puede tratar las zonas afectadas masajeando con una toalla caliente para ayudar a la circulación. Ponga una toalla grande calentada encima del perro. Puede calentarla fácilmente en la secadora durante unos minutos En caso de hipotermia, envuelva al perro en toallas calientes. Dele bebida caliente y ponga una bolsa de agua caliente envuelta en un toalla contra el abdomen, no deje que la bolsa toque directamente la piel, ya que podría provocarle quemaduras. Tome la temperatura al perro cada 10 minutos, si la temperatura no supera los 36,7ºC, acuda a su veterinario rápidamente.

Los perros con doble capa de pelaje, como los nórdicos, aíslan perfectamente el frío, por lo que es difícil lo padezcan. Sin embargo, un perro delgado o de pelaje corto, un cachorro o un perro viejo tiene más posibilidades de sufrir estos síntomas. En caso de frío extremo, necesitarán protección adicional contra el frío, como un abrigo, ya que su pelaje no les protege de temperaturas. Protege a tu mascota y controla su temperatura allá donde os encontréis. Su salud está en juego.

#4 Bloqueo respiratorio o asfixia

manual primeros auxilios para perros bloqueo respiratorio asfixia bulldog frances

Cuando, de pronto, tu perro se pone a toser violentamente y parece que se dificulta la respiración, es posible que el perro haya tragado un objeto que obstruye su garganta, lo que es sumamente angustioso, tanto para el perro como para quienes lo observan. El objeto puede ser un bocado de comida, un juguete o cualquier otra cosa. Este bloqueo es sumamente peligroso pues se interrumpe la respiración, por lo que hay que actuar de inmediato para salvar la vida del perro, tomando las debidas precauciones para evitar ser mordidos por el perro.

La situación ideal es que intervengan dos personas, una sosteniendo con firmeza al perro e inmovilizándolo entre sus piernas mientras con las manos abre lo más posible su boca, mientras la segunda persona trata de localizar el objeto atorado y removerlo, ya sea con sus dedos o usando unas pinzas. Desde luego esta operación es mucho más fácil si el animal ha perdido la conciencia, aunque en este caso significaría que tenemos muy poco tiempo y que hay que actuar con rapidez.

En la mayoría de los casos podrás ver el objeto, ya que suele tratarse de algo tan grande que sobresale de la garganta, pero existen los casos en los que el objeto queda atascado en la traquea y no se puede ver, por lo que habrá que intentar métodos alternativos. Si se trata de un perro grande, se puede utilizar la llamada “maniobra de Heimlich”, que consiste en colocar al perro parado sobre sus patas traseras, mientras la persona se coloca detrás, abrazando fuertemente el pecho del perro. Liberando un brazo, presiona fuertemente justo debajo de las costillas y repite esta operación varias veces, hasta que el objeto salga fuera.

Si el perro está inconsciente y es difícil realizar esta maniobra de pie, se puede intentar con el perro acostado de lado, presionando fuertemente con una mano sobre las costillas y la otra debajo, tratando de producir un efecto de “fuelle”, por lo que la presión del aire de los pulmones tenderá a desalojar el objeto. Tratándose de un perro pequeño, esta operación se puede intentar sosteniendo al perro de sus patas traseras y poniéndolo boca abajo, lo que tiene la ventaja de que se aprovecha la gravedad.

Nota: Si la respiración del animal se ha suspendido por mucho tiempo y sigue sin respirar incluso cuando se ha liberado del objeto, tendrás que realizar la reanimación cardiopulmonar o RCP, dependiendo de las circunstancias.

#5 Huesos rotos y dislocación

manual primeros auxilios para perros huesos rotos dislocacion bulldog frances

El resultado de una caída, accidente o movimiento brusco puede ser una dislocación o ruptura de huesos, siendo la causa más común el atropellamiento, que es precisamente una situación de extrema urgencia y normalmente requiere primeros auxilios (en este caso es necesario evaluar las características de los daños para no agravar la situación del perro). Te vamos a explicar algunas de las fracturas y lesiones más comunes y los riesgos que representan:

  • Lomo: Si se rompe la columna vertebral, el daño es muy seve­ro y puede producirse la parálisis de la parte posterior del cuer­po, por lo que es necesario mantener inmóvil al perro. Si es necesario moverlo, es preferible arrastrarlo con cuidado hasta una tabla que haga las veces de camilla, para poderlo transportar sin lastimar más la columna
  • Patas: Si el perro ha sido lastimado en una de sus patas, deberás mantenerlo acostado y envolver el miembro dañado con una toalla, de manera que tenga el menor movimiento posible, sobre todo si notamos que el hueso sobresale de la piel
  • Costillas: Si se sospecha que se ha fracturado alguna cos­tilla, lo que debes hacer es envolver la caja torácica del pe­rro con vendas elásticas u otro material a la mano, procurando que el vendaje quede firme pero no demasiado apretado (Si el perro tiene dificultades para respirar, es de suponerse que una costilla rota ha perforado un pulmón; en este caso hay que mo­verlo lo menos posible hasta que llegue la ayuda veterinaria)
  • Cola: La fractura más común de los perros suele ser la cola, pues fácilmente se les atora al jugar o saltar, y también es muy frecuente que se les atrape la cola con las puerta del garaje y cosas así. Si se percibe una fractura, lo único que se puede hacer es entablillarla para evitar el movimiento y llevar al perro al veterinario

Importante: En todos los casos en que se sospecha fractura o dislocación, el perro debe ser auscultado por el veterinario y no es conveniente darle nada de comer o beber con anticipación, pues es probable que se le tenga que anestesiar, ya sea para operar, o simplemente para revisarlo, pues en estado consciente el perro no lo permitiría.

#6 Pérdida de sangre o hemorragia

manual primeros auxilios para perros perdida de sangre hemorragia bulldog frances

Las hemorragias son perdidas de sangre generadas por una lesión. Pueden ser externas (producidas por daños en la piel) o internas (por lesiones en los órganos internos). Son tan peligrosas como sea la pérdi­da de sangre y el tipo de la misma, pero cuando es evidente un flujo rápido que no se contiene por sí mismo, es urgente actuar, aplicando un ven­daje para detener el flujo lo más posible (lo ideal es una venda elástica de las que venden en la farmacia). En estos casos de urgencia habrá que echar mano de cualquier material que sirva. Antes de intentar el vendaje hay que procurar reducir el flujo de sangre, cerrando la herida con los dedos y presionándola durante unos dos minutos, para propiciar que se produzca una precica­trización.

En cuanto vemos que la herida se queda pegada unos instantes, procederemos a vendar la zona de una manera firme pero sin apretar tanto que se detenga la circulación. Si el vendaje parece no estar funcionando habrá que localizar la arteria de donde fluye la sangre hacia la herida y presionarla para que deje de irrigar la zona. Una vez localizado el punto en el que la presión produce que la sangre ya no corra hacia la herida, habrá que colocar un torni­quete en ese lugar (esto consiste en un material duro, como un pedazo de madera, un lápiz o lo que se adapte a la zona), y coloca­lo en el lugar donde se debe ejercer la presión, de manera que este material sustituye a nuestros dedos (después habrá que vendar la zona junto con el material para producir una presión permanente que detenga la sangre).

Importante: De esta manera la situación crítica pudiera estar controlada y podemos llevar al perro al veterinario, pero de­bes poner atención en aflojar el torniquete cada diez minutos y permitir el flujo de sangre unos momentos, pues de otra manera podría producirse la gangrena.

Si el sangrado procede de una herida en la lengua o cualquier parte de la boca es difícil aplicar una presión directa en un perro consciente, pues él no lo permitirá e incluso puede mordernos. En este caso es preferible mantener baja la cabeza del perro para evi­tar que trague sangre y llevarlo de inmediato al veterinario, donde seguramente tendrá que ser anestesiado para proceder a su cu­ración.

  1. Coloca al perro en una posición adecuada y aplica una gruesa parte de material absorbente a la herida
  2. Cubre firmemente la herida con una venda o el material disponible. Si se moja la gasa, cámbiala por una nueva
  3. Para controlar temporalmente el severo sangrado de la cola, patas delanteras, traseras o cabeza, presiona con los dedos el punto correspondiente

Si la sangre proviene de la nariz, no se debe apretar las cavida­des nasales o taponarlas, sino humedecer un lienzo con agua muy fría y colocarlo sobre el puente de la nariz lo que pudiera detener la hemorragia porque el frío produce una vasoconstricción; pero puede pasar que la hemorragia proceda de una herida in­terna, en estas condiciones los fomentos de agua fría no servirán y el perro deberá ser atendido profesionalmente.

Las orejas del perro son muy sensibles y fácilmente se produ­cen sangrados a causa de pequeñas heridas. En el caso de que el perro se encuentre sangrando de una oreja, habrá que colocar una gasa o algodón sobre la zona afectada y presionar por unos dos minutos, para producir la unión del cartílago e iniciar el proceso de cicatrización, procurando que la cabeza del perro se encuentre hacia arriba para que exista menos irrigación en la oreja afectada.

Si el sangrado es por los ojos, el procedimiento de los lienzos fríos puede ser muy efectivo, pues es muy probable que se trate solamente de ruptura de vasos capilares. Es muy común que el perro se rompa una uña de raíz, lo que produce un profuso sangrado; sin embargo no se trata de una verda­dera urgencia, por lo que sólo se debe limpiar la herida y vendarla para llevar al perro al veterinario.

#7 Abrasión de la piel o quemadura

manual primeros auxilios para perros quemadura bulldog frances

Una quemadura y un raspón producen síntomas muy parecidos aunque sus causas sean muy diferentes. Las quemaduras pueden ser producidas también por corriente eléctrica o materiales químicos cáusticos. Igual que los niños pequeños, los perros también se encuentran expuestos a quemaduras y escaldaduras en la casa, por lo que en ambos casos debemos tomar toda clase de precauciones. Es muy común que un perro se produzca severas escaldaduras en la lengua y la boca al tratar de robar un trozo de carne que se está preparando en un asador, o que sobre su lomo de derrame un café muy calien­te.

Otro riesgo es que el perro se encuentre muy cerca de la chime­nea o un fuego cualquiera. Muchos cachorros reciben descargas eléctricas porque muerden los cables. Las quemaduras se clasifican en grados, que van de lo super­ficial, en las que queda suficiente tejido para restaurarse solo, has­ta quemaduras profundas, en las que también se afectan tejidos u órganos internos, por lo que el cicatrizado es difícil y se producen dolores intensos y desfiguración.

Con todas las quemaduras, pero particularmente con las pro­fundas, el mayor riesgo es el shock, y secundariamente la infec­ción. Ocasionalmente, y en especial con perros de largo pelaje, las consecuencias no son evidentes y la infección se manifiesta tiem­po después. El procedimiento de primeros auxilios consiste, primariamente, en verter lentamente agua fría sobre la parte afectada durante unos diez o quince minutos, lo que aliviará el dolor y limpiará la exco­riación. Si la piel no presenta grave daño, simplemente se la debe­rá cubrir con una gasa o algodón y cinta adhesiva, comunicándose con el veterinario para solicitar su consejo. Si las quemaduras han afectado la piel con cierta profundidad se deberá llevar al perro al veterinario, y en caso de que las quemaduras sean profundas, lo más humanitario es practicar la eutanasia.

#8 Shock eléctrico o electrocutamiento

manual primeros auxilios para perros shock electrico electrocutamiento bulldog frances

Muchos perros sufren una descarga eléc­trica cuando muerden los cables, siendo los cachorros los más ex­puestos debido a su conducta exploratoria y de juego. En muchos casos el shock eléctrico es fatal o produce serias quemaduras. Cuan­do sucede una descarga, la primera medida es retirar al perro de la fuente de energía, de preferencia desconectando el cable en cues­tión para no recibir nosotros mismos una descarga, inmediatamen­te tenemos que revisar la actividad respiratoria y cardíaca del perro y en caso de que se haya suspendido una de ellas, o ambas, proce­der como ya se ha descrito, con respiración artificial y masaje cardiovascular.

Importante: Si se ha tenido éxito y se ha salvado la vida del perro, de cualquier manera habrá que llevarlo al veterinario para su tratamiento posterior.

#9 Intoxicación o envenenamiento

manual primeros auxilios para perros intoxacion envenenamiento bulldog frances

Entre los posibles despistes de sus dueños y la curiosidad innata de los perros, es muy normal que el animal acabe ingiriendo lo que no debe. En casos de intoxicación leve, él mismo suele cuidarse solo (lo más normal es que se purgue), pero hay ocasiones en que eso no baste. Si tu mascota presenta síntomas de envenenamiento, ante todo recoge una muestra de su vómito para que el veterinario la examine y sepa qué medidas emplear al respecto. Por tu parte, si la ingesta ha sido de sustancias corrosivas, no provoques el vómito de tu mascota; en su lugar, dale líquidos para que palien los efectos de la sustancia (y por supuesto, llévala a un profesional). En caso contrario sí que puedes (y debes) hacerlo, insertándole dedos en la boca y presionando su estómago.

#10 Mordeduras de otros animales

manual primeros auxilios para perros mordeduras bulldog frances

Las heridas producidas por mordeduras de animales son bastante frecuentes, incluyendo también arañazos o picaduras. Aunque la gran mayoría de las veces son causadas por perros, también otros animales como los gatos, los murciélagos y los roedores pueden causar lesiones por mordeduras. El gran problema de este tipo de lesiones no es tanto la herida que provocan, sino la grave infección que pueden desencadenar. La boca de los animales está repleta de bacterias que en el medio bucal resultan inofensivas, pero cuando se transmiten por la saliva a una herida abierta el resultado es una infección que, de no tratarse con rapidez, se podría extender y acarrear complicaciones.

Entre estos animales, los gatos parecen ser los que más bacterias contienen en la saliva, pero, por su tipo de dientes, no causan tantos daños en los tejidos como las mordeduras de perro. Se deben tener en cuenta también las mordeduras de personas, pues la boca humana contiene también una gran variedad de bacterias y puede resultar incluso más dañina que la de un animal. Entre estos agentes dañinos, juega un papel importante la rabia, un virus presente en la saliva de algunos mamíferos infectados que, si no se trata en seguida, puede ocasionar graves daños e incluso la muerte de la víctima.

Importante: Por ello una primera reacción rápida y eficaz es vital a la hora de evitar que una lesión adquiera un carácter más grave

Es muy importante que conozcas estos primeros auxilios

Saber aplicar unos primeros auxilios a tu mascota puede ser la diferencia entre la vida y la muerte. Lo recomendable en caso de accidentes y emergencias es acudir al veterinario para que atienda al perro, pero siempre ayuda tener ciertos conocimientos sobre primeros auxilios. Es posible que haya que seguir las instrucciones del veterinario vía telefónica para poder actuar de manera eficaz y rápida. Por lo que unos primeros conocimientos en este sentido, pueden ayudar a mantener la calma y salvar la situación.

Una vez en casa, toca mimarle como un campeón, sobre todo si no ha protestado ni un momento en la consulta, así que a la hora de desayunar, comer o cenar, como probablemente no tendrá muchas ganas de masticar, podemos darle un merecido premio: una tarrina de su paté favorito le aliviará después del mal rato y luego, como en los hospitales, un poco de comida light le ayudará a no sentirse muy pesado.

A otros usuarios les encanto

Además, esto ha sido lo más popular

Más información sobre el Autor
Ignacio Santiago

Ignacio Santiago

Facebook Twitter Google+

Soy cofundador de la Frenchiemania. Como auténtico loco del bulldog francés y de todo lo que le rodea, soy dueño de 2 enormes y fuertotes machos (Jazz y Mambo) y 1 hembra mimosa y consentida (Duna). Además, soy responsable de diseñar, desarrollar, optimizar y ejecutar el camino digital de emprendedores y pymes. Te invito a quedarte por aquí y ser parte de nuestra comunidad.

 

Comentarios 2

  1. Ha sido muy interesante, por lo menos para una persona que no conoce estos habitos y vivencias que puedan tener estos peques. Y mientras ocurre algo y se avisa al veterinario, que es el profesional, por mi parte muy correcto.

     
    1. Hola Silvia,

      Gracias por tu comentario. Creemos que es importante saber cómo actual ante una emergencia ya que a todos nos puede pasar y a veces el susto nos paraliza, a veces no siempre llegaríamos al veterinario y por eso está bien sabes qué hacer. Pero por supuesto siempre que podamos debemos acudir al veterinario. Saludos!

       

¡Es tu turno! Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *