Golpe de calor en un bulldog francés

El sistema de respiración del Bulldog Francés, mucho más corto que en otras razas de perro, es también lo que los pone en riesgo de sufrir un golpe de calor. La vía aérea más corta (o la falta de un hocico más largo) provoca una menor posibilidad de enfriar el aire que el bulldog francés inspira dentro de su cuerpo.

No juegues con el calor
Nunca jamás subestimes la susceptibilidad de tu bulldog francés a sufrir un golpe de calor. 

Limita la exposición de tu frenchie a temperaturas que tu mismo encontrarías excesivamente calientes. Se consciente de la proximidad de tu bulldog al pavimento caliente. No vayas de paseo por la calle si no hay una acera sombreada o zona de césped. El mejor momento de pasear es por las mañanas y por las tardes, si el clima es cálido.

Nada de sitios cerrados
Nunca jamás dejes a tu frenchie en un coche cerrado, incluso con un tiempo invernal.

Siempre permite a tu bulldog acceso a agua fresca, sombra y lugares frescos para escapar del calor. Llévate un pulverizador de agua en los paseos para rociar al perro si empieza a hacer calor. A los frenchies les encanta jugar y correr, asi que si bien los eventos de bulldogs frances o en paseos por el parque son divertidos, se meten en problemas si no dejan de correr en un buen rato y se calientan en exceso. Esté pendiente de las orejas y encías rojas, ya que significa que tu perro necesita un descanso, o que es hora de irse.