Glaucoma en un bulldog francés

El glaucoma engloba un grupo de enfermedades que provocan un daño progresivo del nervio óptico, con la consiguiente disminución en el campo visual. Puede afectar a un ojo o a los dos, no da síntomas hasta que está muy avanzado, y si no se trata adecuadamente puede llegar a producir ceguera.

¿Qué causa el glaucoma?

Todos los animales pueden tener glaucoma, en todas las especies. El glaucoma puede tener causas genéticas (glaucoma primario) o aparecer tras un traumatismo o una enfermedad (glaucoma secundario). En los perros, es más habitual el glaucoma primario o genético. Hay razas de perro más predispuestas a desarrollar glaucoma, como son los Cocker, los Bichón Maltés o el Bulldog Francés.

¿Qué es el glaucoma primario o genético?

El glaucoma primario es debido a causas genéticas o anatómicas que impiden la correcta circulación del humor acuoso dentro del ojo.

El humor acuoso es un líquido que baña las estructuras oculares y se va renovando continuamente para mantener las propiedades ópticas del ojo. Se fabrica en una parte del ojo y se elimina por otra, pero en algunos casos puede haber dificultades para la salida, con lo que el exceso de líquido provoca un aumento de la presión intraocular, y un daño irreversible en el nervio óptico.

¿Cómo sé si mi mascota padece glaucoma?

La evolución del glaucoma puede ser lenta y asintomática, ya que la pérdida de campo visual provocada por el glaucoma es progresiva.

Sólo mediante una adecuada exploración con los medios adecuados se podrá confirmar el diagnóstico del glaucoma y su tratamiento precoz.

El animal con glaucoma se va adaptando a la pérdida de campo visual sin darse cuenta, pero con el tiempo, si no se controla, cada vez tendrá más dificultades parra desenvolverse de forma normal.

En fases avanzadas de la enfermedad, lo notaremos por una especial irritabilidad y un comportamiento incluso agresivo, ya que llegará a tener dolor.

Los ataques agudos de glaucoma provocan ojos enrojecidos, visión borrosa, dolor intenso e incluso náuseas y vómitos.

Si no se trata a tiempo, o se controla de forma regular, el glaucoma puede afectar al carácter y terminar causando ceguera en el ojo afectado.

¿A qué edad suele manifestarse el glaucoma en mascotas?

El glaucoma en mascotas suele ser un problema genético, por lo que puede aparecer en pacientes muy jóvenes, habitualmente de entre 2 y 5 años en las razas más predispuestas de perros, como son los Cocker, los Bichón Maltés o el Bulldog Francés.

En los gatos, el glaucoma aparece con más frecuencia asociado a traumatismos u otras enfermedades, por lo que no hay una edad deteminada.

En todos los animales, la incidencia del glaucoma aumenta con la edad.

¿Se puede prevenir el glaucoma en animales?

La única manera de prevenir el glaucoma es mediante una revisión oftalmológica para detectar predisposición genética o rasgos anatómicos.

En algunos casos, por historial de padres o hermanos, el propietario ya sabe que el animal puede estar más predispuesto a desarrollarlo, y en estos casos se puede prevenir con medicación preventiva y controles regulares.

En otros casos, si se detecta lo que se llama un “ángulo estrecho” o “ángulo displásico”, se aconseja iniciar medicación preventiva con unas gotas por las noches.

Al ser una patología estrictamente ocular, los factores externos no tienen una gran incidencia en el glaucoma, aunque factores como la hipertensión arterial sí pueden empeorar su evolución y complicar el control.

¿Cómo se trata a una mascota que padece glaucoma?

El tratamiento del glaucoma tiene el objetivo de conservar la visión.
La detección precoz es fundamental, ya que la visión perdida por glaucoma no se recupera.

El único factor de riesgo conocido contra el que se puede luchar es la presión intraocular alta, que se puede evitar en dos fases:

  • Tratamiento médico: Es el tratamiento de elección en los casos más leves, en los que normalmente se consigue controlar el glaucoma. Si el tratamiento médico no da el resultado esperado, se opta por el tratamiento quirúrgico.
  • Tratamiento quirúrgico: Hay dos tipos de cirugías de glaucoma:
  1. Las que buscan reducir la producción de líquido mediante aplicación de láser
  2. Las que ayudan a que el humor acuoso salga del ojo mediante implantes o válvulas de drenaje

¿Debe tener cuidados especiales una mascota operada de glaucoma?

Lo más importante de una cirugía oftalmológica en animales no es sólo que la operación vaya bien, sino que el postoperatorio sea muy cuidadoso.

Hay que evitar:

  1. Que el ojo se inflame. Para ello aplicaremos un antiinflamatorio tres o cuatro veces al día en forma de gotas o pomada
  2. Que se produzca una infección, el mayor riesgo postoperatorio en mascotas. Para evitarlo habitualmente administramos antibióticos orales
  3. Que el animal realice ejercicio físico con movimientos bruscos o violentos los primeros días. Deben hacer reposo o vida tranquila por lo menos la primera semana. En particular, aunque parezca obvio, no es aconsejable comprobar su recuperación visual lanzando objetos para que salte y corra a buscarlos
  4. Que se frote violentamente los ojos. Para ello colocaremosun collar isabelino que le impedirá rascarse los ojos. Si vemos que la evolución de ese ojo es la adecuada, en pocos días volverán a hacer vida normal, y entonces ya podremos comprobar cómo recupera visión progresivamente

Consejos en el uso de colirios y pomadas

  1. Es importante lavarse las manos de forma cuidadosa antes de la aplicación
  2.  Si el animal no permite que le pongamos gotas, es posible sustituirlas por una pomada
  3. Si coinciden dos clases de colirio o pomada al mismo tiempo, es suficiente esperar 5 minutos entre ambas aplicaciones y poner las pomadas o ungüentos al final
  4. Algunos colirios deben conservarse en la nevera (estará indicado en el envoltorio del producto).
  5. Todos los colirios y pomadas deben conservarse en lugar fresco