bulldog frances entrenamiento hacer sus necesidades

Cómo acostumbrar al bulldog francés a hacer sus necesidades

Puedes enseñar a tu cachorro a hacer sus necesidades donde tú quieras. Deberás escoger un lugar de la casa (que siempre deberá ser el mismo), puedes utilizar periódicos o empapadores, y nunca colocar estos productos en un lugar donde no quieras que haga sus necesidades, ya que confundirás al cachorro.

Los músculos de los tractos urinario e intestinal no están completamente formados, al igual que los bebés, por ese motivo necesitan evacuar con bastante frecuencia.

Observando a nuestro cachorro a diario sabemos cuáles son los momentos en los que va a necesitar orinar, por ejemplo: después de una siesta, después de una sesión de juegos o al rato de haber bebido.

Debes escoger una orden como “pis”, “lavabo” o “hazlo” y puedes utilizarla para cuando quieras que haga sus necesidades en el lugar indicado. Siempre debe ser la misma orden, no le digas hoy lavabo y mañana hazlo, porque no va a entender lo que le dices.

Cuando hagas sus necesidades en el lugar indicado por ti, recompensa su buena acción con un premio, tiene que ser una chuchería para perros fácil de masticar, algo pequeño. Ya que si le das algo difícil de tragar ya sea porque es duro o grande, cuando el perro terminé de masticar habrá olvidado porque fue recompensado.

bulldog-frances-educacion-hacer-sus-necesidadesLos primeros días de tu cachorro en casa cuando orine fuera de tu lugar marcado dile un “NO” en tono serio y lo llevas al lugar indicado por ti para hacer sus necesidades. Incluso puedes mojar un poco el periódico o empapador con la orina para que la próxima vez su olfato le lleve al lugar indicado por ti.

En cuanto el cachorro está completamente vacunado y puede salir a la calle vamos a tener que sacarlo entre tres y cinco veces diarias para hacer sus necesidades, conforme vaya pasando el tiempo y nuestro cachorro vaya creciendo va a necesitar menos salidas.

Es importante recalcar que si un cachorro desde su nacimiento hasta que se entrega a sus futuros propietarios ha tenido una higiene adecuada, va a ser un gran avance para el futuro propietario. Si por el contrario compramos un cachorro que ha estado criado en unas condiciones higiénico sanitarias deplorables va a ser más difícil enseñarlo.

Ten paciencia, y no tengas miedo a regañarle, ya que tiene que aprender cuáles son los momentos y sitios en los que debe hacer sus necesidades.